La investigación del panel del 6 de enero escucha que el Departamento de Justicia fue presionado para anular las elecciones

Anterior El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump acosó al Departamento de Justicia para que persiguiera sus afirmaciones falsas de fraude electoral, contactando al líder de la agencia “prácticamente todos los días” y esforzándose en vano por reclutar a los principales funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en un intento desesperado por permanecer en el poder, según el testimonio del panel de la Cámara que investiga el caso de enero. 6 Disturbios en el Capitolio.

Tres funcionarios del Departamento de Justicia de la era Trump testificaron que Trump estaba obsesionado con las denuncias de fraude electoral e insistieron en que las persiguieran a pesar de que se les dijo repetidamente que ninguna de las acusaciones tenía ningún mérito.

“Tenía este arsenal de acusaciones”, dijo Richard Donoghue, un alto funcionario de Justicia.

Steven Engel, exfiscal general adjunto de la Oficina de Asesoría Jurídica, de izquierda a derecha, Jeffrey Rosen, exfiscal general interino, y Richard Donoghue, exfiscal general adjunto interino, prestan juramento para testificar ante el comité selecto de la Cámara que investiga el ataque del 6 de enero. . (AP)

“Los revisé pieza por pieza para decir, no, no eran ciertos”.

Otro testigo, Jeffrey Rosen, el fiscal general interino en los últimos días de la administración Trump, dijo que Trump lo llamó o se reunió con él prácticamente todos los días desde el momento en que ascendió al cargo a fines de diciembre de 2020. El tema común que dijo , fue “la insatisfacción por lo que había hecho el Departamento de Justicia para investigar el fraude electoral”.

La audiencia llamó la atención sobre un tramo memorablemente turbulento en el departamento cuando Trump, en sus últimos días en el cargo, trató de someter a su voluntad a una agencia de aplicación de la ley que ha apreciado durante mucho tiempo su independencia de la Casa Blanca.

El testimonio tenía como objetivo mostrar que Trump no solo se basó en asesores externos para presionar sus afirmaciones falsas de fraude electoral, sino que también trató de aprovechar los poderes de las agencias del poder ejecutivo federal.

El expresidente Donald Trump habla en la conferencia Road to Majority el viernes 17 de junio de 2022 en Nashville, Tennessee. (AP Photo/Mark Humphrey)
El expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, presuntamente trató de presionar al Departamento de Justicia para que revocara los resultados de las elecciones de 2020. (AP)

El esquema de Trump fue un “intento descarado” de utilizar el Departamento de Justicia para su propio beneficio político, dijo el representante Bennie Thompson, demócrata de Mississippi y presidente del comité del 6 de enero.

“Donald Trump no solo quería que el Departamento de Justicia investigara”, dijo Thompson.

“Quería que el Departamento de Justicia ayudara a legitimar sus mentiras, básicamente llamar a las elecciones corruptas” y nombrar un abogado especial. El Departamento de Justicia se resistió a cada demanda.

El testimonio también se centró en un tenso enfrentamiento en la Oficina Oval el 3 de enero de 2021, en el que Trump contempló reemplazarlo con un funcionario de menor nivel, Jeffrey Clark, que quería defender las falsas afirmaciones de fraude electoral de Trump.

Donoghue y otro alto funcionario del Departamento de Justicia, Steven Engel, advirtieron a Trump que habría renuncias masivas en el departamento si Trump seguía adelante con su plan. Solo entonces Trump cedió.

Se hizo referencia al nombre de Clark al principio de la audiencia, y el representante Adam Kinzinger, un republicano de Illinois, se burló de él como un abogado cuya única calificación era su lealtad a Trump. Un abogado de Clark no respondió un correo electrónico antes de la audiencia.

El comité de la Cámara de Representantes de EE. UU. que investiga el ataque al Capitolio de EE. UU. el 6 de enero. (9Noticias)

“¿Quién es Jeff Clark?” Kinzinger preguntó retóricamente.

“Haría lo que el presidente quisiera que hiciera, incluso derrocar unas elecciones democráticas libres y justas”.

Apenas una hora antes de que comenzara la audiencia, se reveló que agentes federales registraron esta semana la casa de Clark en Virginia, según una persona familiarizada con el asunto que no estaba autorizada a hablar del tema y habló bajo condición de anonimato. Un portavoz del fiscal federal confirmó la existencia de actividades policiales en Virginia, donde vive Clark, pero no dijo a qué estaba relacionado.

La audiencia del panel fue la quinta este mes del comité de la Cámara que investiga el período previo a la insurrección en el Capitolio, cuando los leales a Trump irrumpieron en el edificio mientras los legisladores certificaban los resultados de las elecciones ganadas por el demócrata Joe Biden.

Los testigos incluyeron policías atacados en el Capitolio, así como abogados, un ejecutivo de televisión y funcionarios electorales locales que se resistieron a las demandas de modificar los resultados a favor de Trump.

El sargento de la policía del Capitolio de EE. UU. Harry Dunn, a la derecha, Sandra Garza, la pareja de toda la vida del oficial de policía del Capitolio caído Brian Sicknick, al centro, y Serena Liebengood, viuda del oficial de policía del Capitolio Howie Liebengood, a la izquierda, reaccionan ante un video del ataque del 6 de enero contra el US Capitol se reproduce durante una audiencia pública.
El sargento de la policía del Capitolio de EE. UU. Harry Dunn, a la derecha, Sandra Garza, la pareja de toda la vida del oficial de policía del Capitolio caído Brian Sicknick, al centro, y Serena Liebengood, viuda del oficial de policía del Capitolio Howie Liebengood, a la izquierda, reaccionan ante un video del ataque del 6 de enero contra el US Capitol se reproduce durante una audiencia pública. (AP)

La semana pasada, el comité presentó declaraciones grabadas en video del exfiscal general William Barr, quien criticó las afirmaciones de fraude de Trump y renunció después de no poder convencer al presidente.

La audiencia del jueves se centró en lo que sucedió después cuando Rosen, el principal adjunto de Barr, se hizo cargo del departamento y se vio inmediatamente asediado por las demandas de acción de Trump.

En una conversación telefónica, según notas manuscritas tomadas por Donoghue y hechas públicas por los legisladores el año pasado, Trump le ordenó a Rosen que “simplemente dijera que las elecciones fueron corruptas y déjeme el resto a mí y a los congresistas republicanos”.

Alrededor de ese tiempo, un congresista republicano, el representante Scott Perry de Pensilvania, presentó a Trump a Clark, quien se unió al departamento en 2018 como su principal abogado ambiental y luego fue designado para dirigir su división civil. Clark ha sido citado por el comité para dar una declaración, pero no estuvo entre los testigos el jueves.

Clark, según declaraciones de otros funcionarios del Departamento de Justicia, se reunió con Trump a pesar de que los jefes del departamento le ordenaron que no lo hiciera y se mostró ansioso por ayudar en los esfuerzos del presidente para cuestionar los resultados de las elecciones.

Disturbios, violencia y muertes tras la toma del Capitolio

Clark quería que se enviara la carta, pero los superiores del Departamento de Justicia se negaron.

La situación llegó a un punto crítico el 3 de enero de 2021, un domingo, cuando Clark le informó a Rosen en una reunión privada en el Departamento de Justicia que Trump quería reemplazarlo con Clark como fiscal general interino. Rosen, según el informe del Senado, respondió que “no había universo que pudiera imaginar en el que eso pudiera suceder” y que no aceptaría ser despedido por un subordinado.

Rosen luego contactó a la Casa Blanca para solicitar una reunión. Esa noche, Rosen, Donoghue y Engel, junto con Clark, se reunieron con Trump y los principales abogados de la Casa Blanca para una polémica reunión de una hora en el Despacho Oval sobre si el presidente debería seguir adelante con sus planes para un cambio radical de liderazgo en el departamento.

Según el testimonio de Rosen, Trump abrió la reunión diciendo: “Una cosa que sabemos es que tú, Rosen, no vas a hacer nada para anular las elecciones”.

Donoghue y Engel le dejaron en claro a Trump que ellos y un gran número de otros funcionarios del Departamento de Justicia renunciarían si Trump despidiera a Rosen. Los abogados de la Casa Blanca dijeron lo mismo. Pat Cipollone, entonces abogado de la Casa Blanca, dijo que la carta que Clark quería enviar era un “pacto de asesinato-suicidio”.

El motín dejó más de 100 policías heridos, muchos golpeados y ensangrentados, mientras la multitud de alborotadores pro-Trump, algunos armados con tubos, bates y spray para osos, cargaron contra el Capitolio.  Al menos nueve personas que estaban allí murieron durante y después de los disturbios, incluida una mujer a la que la policía disparó y mató.
El motín dejó más de 100 policías heridos, muchos golpeados y ensangrentados. (AP)

“Steve Engel en un momento dijo: ‘Jeff Clark liderará un cementerio. ¿Y qué se va a hacer con un cementerio?’, que habría tal éxodo de liderazgo”, dijo Donoghue al Comité Judicial del Senado.

“Así que se le dijo muy fuertemente al presidente que eso sucedería”.

Donoghue también trató de disuadir a Trump de creer que Clark tenía los antecedentes legales para hacer lo que el presidente deseaba, ya que no era fiscal penal en el departamento.

“Y él respondió diciendo: ‘Bueno, he hecho muchas apelaciones y litigios civiles muy complicados, litigios ambientales y cosas así'”, dijo Donoghue.

“Y dije: ‘Así es. Eres un abogado ambientalista. ¿Qué tal si vuelves a tu oficina y te llamaremos cuando haya un derrame de petróleo'”.

Cómo respondieron los periódicos del mundo a la ‘mafia de odio de Trump’

Leave a Comment