Los gobernantes talibanes de Afganistán piden ayuda tras el terremoto más mortífero del país en dos décadas

Las agencias de ayuda se apresuraron a enviar asistencia a las áreas del este de Afganistán después de que un poderoso terremoto de magnitud 6,1 sacudiera el país el miércoles por la mañana, matando a más de 1.000 personas.

El desastre planteó una nueva prueba para los gobernantes talibanes de Afganistán y las agencias de socorro que ya luchan con las múltiples crisis humanitarias del país.

Las autoridades dijeron que el terremoto fue el más mortífero en Afganistán en dos décadas y que el número de muertos podría aumentar.

Se estima que otras 1.500 personas resultaron heridas, dijo la agencia estatal de noticias.

El desastre acumula más miseria en un país donde millones enfrentan hambre y pobreza crecientes y un sistema de salud que se ha estado derrumbando desde que los talibanes recuperaron el poder hace casi 10 meses.

Esa toma de control condujo a un corte de financiamiento internacional vital, y desde entonces la mayor parte del mundo ha evitado al gobierno talibán.

El líder supremo de los talibanes, Haibatullah Akhundzadah, que casi nunca aparece en público, suplicó a la comunidad internacional y a las organizaciones humanitarias “ayudar al pueblo afgano afectado por esta gran tragedia y no escatimar esfuerzos”.

Los niños afganos se paran cerca de una casa que fue destruida por un terremoto
Haibatullah Akhundzadah pidió ayuda a la comunidad internacional.(punto de acceso)

Los residentes en el área remota cerca de la frontera con Pakistán buscaban víctimas, vivas o muertas, excavando con sus propias manos entre los escombros, según imágenes mostradas por la agencia de noticias Bakhtar.

Al menos 2.000 casas fueron destruidas en la región donde, en promedio, cada hogar tiene siete u ocho personas viviendo en él, dijo el representante especial adjunto de la ONU para Afganistán, Ramiz Alakbarov.

Helicópteros enviados para evacuar a los heridos

El alcance total de la destrucción entre los pueblos escondidos en las montañas ha tardado en salir a la luz.

Sus caminos, que están llenos de baches y son difíciles de transitar en el mejor de los casos, pueden haberse dañado aún más, y los deslizamientos de tierra por las lluvias recientes ya habían dificultado el acceso.

Los rescatistas llegaron en helicóptero, pero el esfuerzo de socorro puede verse obstaculizado por el éxodo de muchas agencias de ayuda internacional de Afganistán después de que los talibanes tomaron el poder en agosto pasado.

La gente lleva a los heridos a un helicóptero
Los helicópteros han ayudado a evacuar a los heridos porque las carreteras están muy dañadas.(Reuters: Agencia de noticias Bakhtar)

Además, la mayoría de los gobiernos desconfían de tratar directamente con los talibanes.

Alakbarov dijo que los talibanes no habían solicitado formalmente que la ONU movilizara equipos internacionales de búsqueda y rescate ni pidió obtener equipos de los países vecinos.

Aún así, funcionarios de varias agencias de la ONU dijeron que los talibanes les estaban dando acceso completo al área.

El sismo tuvo su epicentro en la provincia de Paktika, a unos 50 kilómetros al suroeste de la ciudad de Khost, según el Departamento Meteorológico del vecino Pakistán.

Los expertos sitúan su profundidad en apenas 10 kilómetros. Los terremotos superficiales tienden a causar más daño.

Un mapa de Afganistán que muestra las regiones afectadas por el terremoto.
La mayoría de las muertes confirmadas se produjeron en la provincia de Paktika, y también se informaron muertes en las provincias orientales de Nangarhar y Khost.

La agencia sismológica europea dijo que el sismo fue sentido a más de 500 kilómetros de distancia por 119 millones de personas en Afganistán, Pakistán e India.

La agencia de noticias Baktar informa que el número de muertos hasta la fecha es igual al de un terremoto en 2002 en el norte de Afganistán.

Esos han sido los más mortíferos desde 1998, cuando un terremoto que también fue de magnitud 6,1 y los temblores posteriores en el remoto noreste mataron al menos a 4.500 personas.

El terremoto del miércoles tuvo lugar en una región propensa a deslizamientos de tierra, con muchos edificios más viejos y débiles.

“El temor es que las víctimas aumenten aún más, también porque muchas personas podrían quedar atrapadas bajo los edificios derrumbados”, dijo Stefano Sozza, director en Afganistán del grupo italiano de ayuda médica Emergency, Stefano Sozza.

Ese grupo de ayuda envió siete ambulancias y personal a áreas cercanas a la zona del terremoto.

Espacio para reproducir o pausar, M para silenciar, flechas izquierda y derecha para buscar, flechas arriba y abajo para volumen.
Cientos de muertos en Afganistán tras terremoto que sacude el país.

Las agencias de ayuda envían ayuda a las zonas afectadas por el terremoto

Más del 60 por ciento de la población de Afganistán de 38 millones ya depende de la ayuda internacional para sobrevivir.

Las agencias humanitarias que aún operan en el país, incluido UNICEF, enviaron suministros rápidamente a las áreas afectadas por el terremoto. Y Pakistán dijo que enviaría alimentos, tiendas de campaña, mantas y otros elementos esenciales.

Un hombre afgano recibe ayuda de la Cruz Roja
Las agencias de ayuda han enviado suministros a las áreas afectadas por el terremoto.(Reuters: Parwiz)

Obtener ayuda internacional más directa puede ser más difícil porque muchos países, incluido EE. UU., canalizan la ayuda humanitaria a Afganistán a través de la ONU y otras organizaciones similares para evitar poner dinero en manos de los talibanes.

El gobierno federal ha indicado que está analizando qué ayuda podría y ofrecería a Afganistán.

“[Foreign Affairs] Ministro [Penny] Wong analizará con mucho cuidado nuestra respuesta y, obviamente, brindará toda la ayuda que podamos y se asegurará de que llegue a quienes la necesitan”, dijo el ministro de Energía, Chris Bowen.

Al corriente , actualizado

Leave a Comment